Fomentando la movilidad laboral

9 mayo 2009

EmpresarioLa imagen de empresario con puro y gafas oscuras sigue siendo algo constante en el imaginario colectivo español. Por eso se creó el concepto de emprendedor: viene a ser lo mismo, pero con distintas connotaciones. Cuando los políticos quieren hablar bien, dicen emprendedores (“ayudaremos a los emprendedores”), cuando quieren menospreciar, hablan de “empresarios”.

Cuando quieren impedir el abaratamiento del despido, hablan de empresarios, cuando quieren congraciarse con el mundo empresarial hablan de emprendedores. Imaginemos a Zapatero diciendo “ningún emprendedor va a conseguir que abarate el despido”. Imposible. Pero decir “ningún directivo-con-contrato-blindado va a conseguir que abarate el despido” queda mejor. Pero ¿quién se beneficiaría del abaratamiento del despido? El número de asalariados por empresa (tabla de la derecha) lo muestra claramente: la inmensa mayoría de las empresas son pequeñas, sin asalariados o con menos de 20 Tabla asalariados y empresaspersonas. Puede ser el restaurante de debajo de casa, la tienda de reparación de ordenadores que hay en esa calle, o la copistería donde encuaderno informes. La inmensa mayoría de las empresas son pequeñas, pequeños negocios, que no pueden crecer porque un contrato o un despido les suponen constes desorbitados (en torno al 40% más de lo que se lleva el trabajador a su bolsillo). Sin embargo, son menos de 1000 las empresas con más de 1000 trabajadores, bestias pardas de la economía, para quienes no significa mucho despedir a unos cuantos cientos de trabajadores (como recientemente ha hecho Mecalux), y son las que tenemos en la mente cuando oímos “empresario”.

Abaratar los costes laborales favorecería principalmente a las PYMES, a las pequeñas empresas. Cuanto más pequeña es la empresa más se beneficia, cuanto más grande es, menos lo nota. Así que Zapatero debería dejar en sus mitines de hablar de “empresarios” y hablar de “emprendedores”, de “jóvenes”, de PYMES, de “proyectos de futuro”, de “autoempleo”.

Y es que es como si para hablar del despido libre, habláramos de “facilitar la movilidad laboral”. Politiqueos.

Anuncios

TVE, sin publicidad

6 mayo 2009

Ya es sabido que el Gobierno desea dejar sin publicidad a RTVE, lo que supone una pérdida de 600 millones de euros en ganancias, a un ente que el año pasado tuvo unas pérdidas de más de 71 millones. De no ser por la publicidad, la cadena pública habría perdido más de 671 millones. Es obvio que no habrían gastado lo mismo de no haber contado con ese dinero: por ejemplo en este artículo de Soitu leemos una sarta de preguntas sobre posibles gastos que lleva a cabo RTVE. Basta revisar esos datos y sus cuentas para verificar que, efectivamente, TVE no necesita publicidad, sino más control. Si los españoles vamos a acarrear aún más con los costes de la Corporación, debemos exigir mayor transparencia de cuentas, y, como dicen los chicos de Soitu, vigilar la ‘economía de la calle’ en RTVE.

Está claro que la publicidad en un medio cuyas pérdidas son asumidas por el Estado perjudica la libre competencia. Pero también está claro que no se puede dejar en la oscuridad informativa (en la que está) un organismo público de tamaña naturaleza. Como siempre, más control, más transparencia, cuentas claras.

Como nota, tvealacarta.es me parece sensacional, y creo que deberian ‘monetizar’ ciertos contenidos, como las series realizadas por RTVE, películas ‘seriales’, etc…


Derribando, que es gerundio

30 abril 2009
Derribos en Cantabria

Domingo Herrera, propietario legal del 'chiringuito' "La Playa", también legal, ahora derribado

Que hay crisis en la contrucción está claro, pero empezar a derribar las casas ya construidas suena un poco raro… Es posible que sea parte del Plan E (ironic), pero aún así es desolador ver cómo la Justicia puede ser a veces tan injusta, y nuestra sociedad tan poco solidaria. En España estamos cada vez más acostumbrados a ver cómo los débiles salen perdiendo siempre cuando el Estado se mete por medio. Veamos los hechos:

  • Le ofecen una casa preciosa, legal, con todos los permisos legales al día;
  • La compra;
  • Se elabora una ley por la cual su casa es “ilegal”, así, de pronto. Ayer era legal, hoy ya no lo es.
  • Le echan de su casa, la derriban, y se queda en la calle. Ha perdido todo lo que ha pagado por la casa en los últimos 15 años.
  • La Generalísima que gobierna en Cantabria le dice que sobre lo de indemnizarle… no lo han hablado.

La ley, en España, puede ser lo que se quiera. Desde hace años el aborto sigue siendo un crimen, un delito reflejado en el Código Penal, y como tal está penado. Sin embargo, en ciertas ocasiones se ‘despenaliza’. Es decir, has cometido un delito, pero no te hago cumplir la pena. (Esto será así hasta que el Gobierno saque la nueva ley de plazos).

Entonces, tenemos delitos que no se penalizan, pero al mismo tiempo, en aras de cumplir la ley, tiramos las casas donde viven 114 familias que no han tenido nada que ver en todo esto, más que el hecho de comprar una vivienda allí. El que las construyó tiene los permisos de que es legal, así que está limpio. ¿Quién es el que sale perjudicado? El más débil: en este caso, el ciudadano que compró una casa legal.

¡Me resulta tan difícil de creer! ¡Su casa era legal! ¿Cómo pueden derribarla? ¿Acaso no puede aplicarse la ley sólo a nuevas construcciones? ¿Qué pasará cuando pongan un límite de construcción en las riberas de los ríos? ¿Tiraremos también El Pilar de Zaragoza por incumplir la Ley? ¿Derribaremos la mitad de las ciudades y pueblos de España?

Termino agradeciendo su trabajo a los grupos ‘verdes’ y ‘ecologistas’ (como ARCA), los verdaderos artífices de este derroche de estupidez.

¡Salvemos a las focas!

Si te interesa: http://blogs.eldiariomontanes.es/INJUSTICIA/