Google: una empresa mal gestionada

14 mayo 2009

google

Me he encontado este banner navegando por Internet, y he recordado que ayer leí algo en torno al primer spot que Google ha realizado para la televisión, que podéis ver aquí. No recuerdo haber visto prácticamente nunca publicidad de Google. La crisis se nota en todas partes, por más grande que seas, y Google ha descubierto que por la publicidad no sólo se cobra, sino que ¡algunos tambien pagan por ella! La diferencia es que Google sigue ganando a espuertas, incluso en crisis.

Google es el ejemplo de empresa de Internet explosivamente rentable, cada vez que cuento a alguien el proyecto en el que estamos enfrascados, me contestan que ‘a lo mejor acabamos siendo como Google’. Es el caso de éxito en Internet que todos tenemos más a mano, precisamente porque es el mayor caso de éxito en Internet. Con diferencia. Y es, en mi opinión, irrepetible, porque ya hay demasiados ojos en Internet como para permitir que un modelo de negocio perdure sin competencia tanto tiempo.

Pero una cosa es Google como ‘página web’, como buscador, como concepto, y todo el mercado publicitario que ha construido a su alrededor (AdSense y Adwords principalmente), y otra cosa es Google Inc., la empresa que lo gestiona. Una empresa se basa en lograr el mayor beneficio aumentando al máximo los ingresos y reduciendo al mínimo los costes. Google ha logrado la primera parte, y ha despreciado la segunda. Cuando uno genera más de cinco millones de euros cada trimestre, pensar en los gastos parece una tontería. Pero no lo es. Google ha gastado dinero de manera absurda durante muchísimo tiempo: desde las condiciones de trabajo en Google, hasta la inversión en proyectos de difícil rentabilidad, como Youtube – Google Video, por ejemplo.

Las principales fuentes de ingresos son dos: vender su tecnología a sitios web y portales (como Yahoo!) y su programa de ‘enlaces patrocinados’ o ‘AdWords‘. Aparte de estos, Google también obtiene ingresos de vender su ‘Appliance‘ (un dispostivo para búsquedas de documentación dentro de las empresas) o de su Google Store.

(Extraido de Dirson)

¿Y todo lo demás? Google Earth – Maps está costando una barbaridad, ¿realmemente se rentabiliza? Si no tuvieran el programa de publicidad que les genera esos ingresos, ¿desarrollarían la maayoría de los proyectos que están desarrollando actualmente? ¿Son rentables de por sí? ¿O sólo apoyan a Adwords?

Creo que Google Inc es una empresa muy mal dirigida. No quiero ser una especie de ‘purista’, criticándoles gratuítamente. El concepto de Google es de por sí de unos costes irrisorios, de un margen de beneficio increíble. Pero montar un parque de atracciones en los lugares de trabajo no es gestionar bien una empresa, ni comprar todo lo que arrasa en Internet a golpe de talón, sin estar seguro de rentabilizarlo, ni contratar gente que a veces parece que sólo son contratados ‘por la foto’.

Creo que Google debería tratar de reducir costes, no a causa de la crisis, sino por sus accionistas. A no ser que todo sea una estrategia para lograr una determinada imagen de marca. Y si lo es, será asimismo la campaña de imagen más costosa de la historia. Sea como sea, habría otros modos de gestionarlo.


Un Debate poco acertado

12 mayo 2009

He escuchado con cierta atención, mientras trabajaba, el Debate sobre el estado de la Nación. Y me ha sorprendido que ninguno de los dos protagonistas, Zapatero y Rajoy, haya hecho mención a la libertad en la Red. Creo que el tema se está tratando con demasiada superficialidad; la posición de Zapatero es clara, ya que en ello va el apoyo de ciertos personajillos de gran influencia y baja estofa, y la de Rajoy, es la de abanderarse como libertador, de vez en cuando, sólo cuando hay muchos ‘bloggers’ atentos a su respuesta.

Yo, sin embargo, creo en Internet como herramienta imprescindible para garantizar el crecimiento económico a medio plazo. Y creo que la libertad en la red es un punto clave y esencial para que Internet pueda convertirse precisamente en eso, en garantía de crecimiento. Y estoy convencido, por tanto, en que es un asunto de gran trascendencia, la suficiente como para aparecer en el Debate sobre el Estado de la Nación, en una nación que trata precisamente de buscar u nuevo motor de crecimiento económico. Sin embargo, parece que ninguno de los dos grandes partidos puede ver en la red algo más que un puñado de votos, de una u otra parte.

Me uno por tanto a la solicitud de Julio Alonso en Merodeando, sobre el voto en las próximas europeas (artículo aquí). Hay que dejar de votar al PSOE, como muestra de la fuerza de Internet. A esa petición yo añado otra: no votar tampoco al PP, hasta que uno de los dos tome partido real por garantizar la libertad en Internet, algo imprescindible si queremos que la red siga siendo n espacio abierto, generador de conocimiento libre, plural y gratuito, y motor del futuro económico de nuestro país.